TRADUCE / TRANSLATE

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Portuguese

VentanaLES en la Red

Asomate...






Últimos temas

» Cuando?...
Dom 4 Ene - 14:03 por Aili

» Venezolana???? SI SOY!
Mar 31 Dic - 13:30 por Aili

» Cuando fue la ultima vez?
Miér 25 Abr - 0:18 por UPNATHALI

» Cuentame de tu vida
Mar 3 Ene - 12:49 por Libertadpura

» Imagenes que hablan
Miér 14 Dic - 18:36 por Libertadpura

» Pega un grito!!!
Miér 14 Dic - 18:32 por Libertadpura

» Tres palabras
Miér 14 Dic - 18:31 por Libertadpura

» Trivialidades
Miér 14 Dic - 18:30 por Libertadpura

» BAR de los encuentros
Jue 24 Nov - 19:48 por tili

» De que tienes ganas
Jue 24 Nov - 19:21 por tili

» El Bosque y Yo
Lun 14 Nov - 11:51 por Libertadpura

» El ECO: Una enseñanza
Lun 14 Nov - 11:37 por Libertadpura

» Expresalo con Videos
Lun 7 Nov - 17:18 por Libertadpura

» Reflexiones Diarias...
Lun 7 Nov - 17:14 por Libertadpura

» Mis Recuerdos
Jue 20 Oct - 19:54 por Libertadpura

Asomandonos en Twitter


    Pense todo el dia en ti

    Comparte
    avatar
    vero0278
    Aprendiz
    Aprendiz

    usa

    Mensajes : 216
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 35
    Pais : argentina

    Pense todo el dia en ti

    Mensaje  vero0278 el Vie 11 Feb - 21:14



    Hola, como lo prometido es deuda aquí dejo la 2da parte de Rita y Marina. Espero que la disfruten … y para quien quiera musiquita de fondo aquí dejo algo que me gusta mucho…..



    PENSE TODO EL DIA EN TI…

    Esa noche, en que todo paso, nos quedamos un buen rato mas en el balcón, acurrucadas y dormitando cubiertas por la manta. En un momento entreabrí mis ojos y la vi ahí tan cerca, pegada a mí. Me pareció que estaba dormida y me levante un poco para constatarlo, y si... era claro en su rostro que dormía. Su expresión era serena, sus labios estaban entreabiertos y su respiración era profunda. Tuve una extraña sensación en el estomago mientras la miraba y volví a recostarme, mire la estrella tatuada en su nuca ¿Cuanto tiempo había pasado? Había perdido noción de todo. En ese momento mi mente viajó por todo lo ocurrido desde el encuentro en el subte hasta ese momento. Volví a sentirme agitada y un escalofrío me recorrió la espalda. ¿Qué había hecho? Las eróticas imágenes continuaban pasando mi cabeza, me inquietaba cada una de las sensaciones que me provocaban, cerré fuerte los ojos a ver si paraban pero no funcionó. No quería que me vea, tener que hablarle, sentía un profundo pudor por todo lo ocurrido y sentir pudor me hacía sentir ridícula a la vez. Imaginé que salía corriendo de mi propia casa dejándola ahí durmiendo desnuda en el balcón, la simple imagen de eso me causo gracia y en vez de correr ajusté un poco mi abrazo sobre ella. Fue un gesto tan espontáneo que al darme cuenta que lo había hecho me hizo suspirar. Abrí los ojos observé su nuca y su cabello desordenado. Me quedé mirando fijo la estrella y sonreí pensando que fue eso lo que me dio el punta pie inicial a la locura que estaba cometiendo en ese mismo momento; querer besar esa estrella... Y esa locura me había gustado peligrosamente. Repase la posición de nuestros cuerpos, tomando total conciencia de cada parte de su cuerpo tocando el mío. Nuestras piernas enredadas. Su culo pegado contra parte de mi sexo y abdomen. Mis senos contra su espalda. Mis brazos la envolvían y ella me había agarrado las manos y las había pegado a su pecho dejando sus senos contra mis brazos... Me gustaba como se sentía y dejándome llevar le di un beso suave y prolongado sobre la estrella. Ese gesto despertó a Rita que se dio vuelta y me encontró mirándola. Cuando se acomodó de frente a mí, fui conciente de que nuestras piernas se enlazaron por si solas como si tuvieran vida propia.

    - Que seriedad... me dijo. Me abrazó más fuerte e hizo un gesto levantando sus
    cejas entre pícara y retadora.

    Me sorprendió y se me debe haber notado porque le causo gracia y comenzó a sonreír, yo también le sonreí pero me costó sostener su mirada y baje la mía. Y me encontré con nuestros senos enfrentados casi tocándose y viendo mi propio pecho agitarse me sentí muy extraña. Volví a mirarla y seguía sonriendo pero con una mirada distinta, intensa. Entonces la bese. Ella inspiro en el momento en que posé mis labios sobre los suyos. Y comenzó un beso lento en el que ella me dejó hacer. Atrape su labio inferior entre mis labios y se lo estiré suavemente antes de soltarlo. Tomé su boca e introduje suavemente mi lengua en ella que me recibió cálida y puso a su lengua a jugar con la mía, lentamente acariciamos nuestros cuerpos hasta que volvimos a mirarnos. Si bien me sentía de maravillas en sus brazos también me sentía abrumada. Los pensamientos volvían a amontonarse en mi cabeza y tenia sensaciones encontradas. Rita se estiró y miro alrededor.

    - Uf... por mucho que me guste estar así, ya debería ir yendo a casa... -Dijo con desgano- Ni sé cuanto tiempo paso.

    Yo seguí mirándola con la cabeza a mil, quería estar sola pero sentía cierta desilusión de que se fuera... ¿Se iría a ver a su chica? Eso no tenia por que importarme.

    Se sentó mirándome con gracia mientras se ponía su camiseta

    - Parece que vas a salir corriendo

    - Un poco lo pensé, contesté cubriéndome con la manta.

    - Bien, dijo sonriendo burlona.

    Se levanto llevándose la manta con ella y la dejó fuera de mi alcance. El aire fresco me erizó la piel y sentí pudor desnuda bajo su mirada que me recorrió el cuerpo entero mientras se vestía. Pero su expresión al volver a mis ojos era de deseo. Yo que me había quedado helada del susto de quedar así de expuesta a ella, sentí calor. Ella rió y me tiro mi ropa.

    - Te ruborizaste, que tierna. Toma, vístete antes que te vuelva a “no saltar encima”

    Nos reímos, sentí alivio de tener mi ropa y me la puse rápidamente. Me quede parada sin saber que hacer. Ella se me acerco. Quería saltarle encima yo a ella, volver a besarla y sentir su cuerpo contra el mío, pero me contuve.

    - De verdad es una pena que me tenga que ir, la próxima duermo contigo, ¿Quiéres?

    No pude responderle... ¿Dormir con ella? ¿Toda la noche y despertarnos juntas? Todavía no lograba entender del todo lo que acababa de ocurrir.

    Ella me observó mientras pensaba y sonrió

    - ¿Te sientes bien?

    - Si, pero rara.

    - ¿Rara bien o mal?

    - Bien supongo -dije sonriendo- Estoy mareada, no entiendo nada.

    Me miro comprensiva. Acarició mi rostro y agregó.

    - Bueno no te preocupes, ni esperes entender todo ya. ¿La pasaste bien?

    ¿Que si la había pasado bien? No sabia que se podía pasarla así de bien. Pensé hacia mis adentros, pero solo pude reír y asentir con la cabeza.

    - Eso es lo que importa.

    Agarró sus cosas y volvió a pararse pegada frente a mi

    - De verdad odio tener que irme

    - Esta bien... tienes tus cosas...

    Tu novia...me dije. Y ya estaba tan cerca de nuevo, no podía pensar si estaba tan cerca. Ella me miraba de un modo raro. Así que solo salí del departamento. Ella me siguió. En el ascensor me tomo por detrás y quedamos frente al espejo. Acarició mi abdomen y agarro mis senos. Era tan loco ver esa imagen mía con una mujer abrazándome y acariciándome sensualmente. Nuestras caras pegadas donde pude ver la satisfacción que se reflejaba en ambas. Y sus manos paseando por mi cuerpo adueñándose de él.

    - Que bien te siento. Tenemos algo nosotras eh, como una energía

    - Mmmm... fue todo el sonido que logré emitir con una sonrisa.

    - Y mira que bien nos vemos. –Dijo mirando al espejo.

    Tenía razón, dábamos una imagen muy sexy, su piel más morena contrastaba con mi piel blanca, ella, un poco más alta que yo, sobresalía detrás de mí y me envolvía con sus brazos. Nuestros cuerpos parecían encajar a la perfección.

    - Yo quiero volver a verte. ¿Vos?

    - Bueno, yo me veo todos los días así que...

    - Ah pero que graciosa, ya vas a ver... me dio vuelta, me puso contra la pared
    del ascensor y me beso apasionadamente agarrándome la cara . Entrelazó nuestras piernas, estimulando nuestros sexos. Volví a sentir locura, mas locura. Su sabrosa y movediza lengua ya se sentía familiar. El golpe al llegar a planta baja nos trajo a la realidad. La cabeza me daba vueltas por el beso y no sabía si podría caminar. Ella me miraba con un aire triunfal. Salimos ruborizadas. En la puerta nos dimos un intenso abrazo.

    - Hasta pronto, me dijo al oído. Nos besamos muy cerca de la boca y se fue.

    Quedé como entre las nubes. No quería ni podía pensar en nada. Al entrar a casa fui directo a la ducha y luego a la cama sin comer, no tenía hambre. Me acosté sintiendo grabada la sensación de sus caricias y no podía dejar de pensar en ella. Sus dedos expertos dentro de mi sexo, su sexo pegado al mío moviéndose... no tardé en quedarme dormida excitada y con una sonrisa.

    El día siguiente transcurrió con normalidad, pero yo me sentía extraña, como mas segura de mi misma aunque también movilizada. Las eróticas imágenes de lo ocurrido me acompañaron en todas mis actividades y hacia el final del día sentí un torbellino mental, estaba confundida. Me atormentaban las ganas de volver a verla. No necesitaba una complicación así ¿Qué me había hecho esta chica? Lo mejor era que eso no volviera a pasar. Ya tenía un lindo y sexy recuerdo, una aventurita fuera de lo común para salir de la rutina... entonces porque me molestaba imaginarla con su novia, acariciándola como me lo había hecho a mi. Yo ni siquiera era lesbiana, no tenía porque importarme si ella seguía con su vida... En medio de esos pensamientos, me llego un mensaje de texto: “Todavía siento el calor tus manos en mi piel” Me quede parada volviendo a leerlo una y otra vez... se me aceleró el corazón y una sonrisa se me dibujó... no sabía que contestarle y me puse nerviosa. Sentí miedo de volver a verla. Esto empezaba a ser más real de lo que creía... no le contesté y traté de olvidarla poniendo mi cabeza en otras cosas. Por un segundo logré distraerme, hasta que entre a mi departamento y vi el pequeño desorden que habíamos dejado en el balcón. Justo sonó el teléfono. Era Adri, una amiga invitándome a ver la banda de su novio esa noche. Ella siguió contándome cosas mientras yo acomodaba en el balcón esas colchonetas llenas de recuerdos...

    - Que te pasa no me estas prestando atención, dijo mi amiga.

    - Te estoy escuchando solo estoy algo cansada

    - Ah ok.... ¿Y como estas vos? ¿Algo nuevo?

    Otra vez el remolino de imágenes que atravesaban mi pecho con sensaciones que me desbordaban la capacidad de asimilar.

    - No... todo normal...

    La voz me salió extraña y sentí algo de culpa al mentirle a mi amiga en algo que me movilizaba tanto, pero no podía hablar de ello... todavía no terminaba de creer que había pasado.

    - ¿Segura?

    - Si todo bien, en serio...

    Hablamos y reímos un rato más antes de cortar

    - Bueno Adri nos vemos allá entonces

    - Dale... ¿Pero de verdad estás bien? Se te siente rara.

    - Si ya te dije que solo estoy cansada. Besos... nos vemos

    - Mmmm ok, después te agarro.... chau.

    ¿Qué después me agarra? Pensé en no salir nunca más de casa, que se me notaría lo que había pasado. ¿Por qué me daba tanto miedo pensar en contarlo? Me daba miedo lo que mis amigos podrían pensar. Basta, esta noche vuelvo a la normalidad, me dije... me voy a poner linda, seguro hay lindos chicos ahí, van a haber músicos y tengo debilidad por ellos... “Todavía siento el calor tus manos en mi piel” ¡Ah! ¡Ese mensaje!... También sentía el calor de sus manos en mi piel... de sus manos, de sus besos, su aliento... tuve el impulso de responderle que no había dejado de pensar en ella en todo el día, agarré el celular pero me detuve... ya se me va a pasar...

    Al llegar a la disco donde tocaba la banda, me encontré con que Adri se había peleado con su chico momentos antes de que tocaran y se había ido. Pero me encontré con Iván, mi ex, con quien habíamos terminado cuando el se fue de viaje por 6 meses y al mes de estar a la distancia habíamos cortado por teléfono y no volvimos a tener contacto. No sabía que había vuelto y me puse contenta de verlo, nos habíamos llevado muy bien y de no ser por el viaje quizá todavía estaríamos juntos. Nos saludamos con afecto y nos pusimos a conversar, el tenía un rico vino y me invito a tomarlo con él. De entrada sentí que quería acercarse y yo también tenía esa intensión. Sentí que era mi oportunidad para volver a la normalidad... ¿Pero de que normalidad estaba hablando? De todos modos rápidamente tuve que admitirme que él ya no surtía el mismo efecto en mí, su conversación no me resultaba tan entretenida ni lo veía tan lindo como antes. Aun así me quedé y le seguí el juego... Pero me aburría, el recuerdo de los abrazos de Rita con sus manos juguetonas en mi cuerpo ganaban mi atención y más de una vez tuve que pedirle a Iván que repitiera lo que decía.

    Como no suelo tomar mucho, el vino hizo efecto bastante rápido. Por un lado, cada vez era mas difícil seguirle el hilo de la conversación a Iván, y por el otro los recuerdos de Rita se hacían más fuertes y empecé a arrepentirme de no haberle respondido, pero ya era muy tarde para hacerlo. ¿Qué tenía de malo? ¿A que le tenia tanto miedo exactamente? Todavía no lograba responder a mi propia pregunta cuando las personas que tenía paradas adelante se movieron y casi me caigo del susto. Ahí estaba ella que quedo tan pasmada como yo cuando me vio. Sentí algo muy parecido al pánico. ¿Que iba a hacer? Parecía una película. No estaba preparada para verla ¿Que hacía ella ahí? En pocos segundos ya estaba parada delante de mi con una expresión extraña, al darme cuenta que Iván nos miraba con interés me puse muy nerviosa.

    - Hola Marina... tanto tiempo, me dijo con una sonrisa cómplice

    - Eeh hola... él es Iván. –fue lo primero que me salio decir, buscaba desesperadamente sonar normal.

    Ella lo miró sin saludarlo y él se quedo con el saludo en la boca. Volvió a mirarme y manteniendo el tono irónico me dijo:

    - Hoy justo pensé en tí... ¿Sabías?

    - Ehm.... mira vos... ¿Si?

    Miré de reojo a Iván que seguía mirándonos y eso claramente la molesto.

    - Si... pero no te preocupes no te molesto mas.

    Sin darme tiempo a nada se dio media vuelta y se fue.

    - Eh que mala onda esa mujer, dijo Iván.

    Yo me había quedado mirándola alejarse entre la gente sintiendo un nudo en el estómago. Me sentía muy mal. Se había enojado... Yo la había hecho enojar y encima estaba con Iván y ella había pensando que...oh no... seguro pensaba que era una promiscua o mentirosa, un día le cuento que estaba todo mal con mi ex y al otro me ve junto a él... Sentí que se me revolvía el estómago ¿Aunque por que? Ella estaba de novia y había estado conmigo... pensar en su novia me revolvió aun mas el estomago, quizá estaba ahí mismo con ella.

    - ¿Y quien es esa chica? ¿Es medio rara no? Bueno mejor que se fue ¿En que estábamos?

    Quiso agarrarme la mano y eso fue como una alarma, no quería su mano... supe que ya no iba a poder hacer nada con él esa noche...

    - Iván, hoy no puedo hacer esto... Discúlpame pero me tengo que ir

    - ¿Que te pasa, estas bien?

    - Si, pero necesito irme... por favor... y... también necesito esto...

    Le saqué la botella de vino de la mano, estaba por la mitad.

    - Otra vez te pido disculpas y después hablamos ¿Si?

    Se quedó mirándome perplejo y sentí pena por él. No entendía nada... Y yo tampoco.

    Me fui veloz entre la gente esperando que Iván no me siguiera. No sabía a donde iba y no quería cruzarme a Rita... ¿o si? No sabía ni que quería. Me quedé en el medio de la pista, entre la multitud. Ahí por algún motivo ridículo me sentí segura. Empecé a bailar y seguí tomando vino directo de la botella esperando que eso calme mi mente. Cerré los ojos y la imagen de Rita apareció. ¿Hasta cuando iba a pasar eso? Los abrí sintiéndome abrumada y volví a darle un trago al vino. Al bajar la botella vi a Rita no muy lejos, ella justo se dio vuelta y al verme quiso irse pero sin pensarlo la alcancé y le agarré el brazo.

    - ¿Que? me dijo con dureza

    - Yo... no sé... y volví a darle un trago al vino. Me sentía frustrada.

    Ella me miró y sus facciones se aflojaron. Me sacó la botella y se tomo unos buenos tragos

    - ¿Iván?

    Solo levante los hombros en un gesto de no sé.

    - ¿Viniste con él?

    - No, estaba aquí.

    - ¿Viniste sola?

    - Si... no... vino mi amiga, novia del guitarrista de la banda, pero se pelearon y ella se fue

    - Y te quedaste con él

    - No... bueno... si, pero no... nada... bueno chau.

    Nada de lo que decía parecía tener sentido así que mejor me iba. Le saqué el vino y le di unos tragos. La miré, me di media vuelta y me puse a bailar. Quería escapar y como a mi cabeza ya no le daba para pensar con claridad ese parecía un buen modo; Cerrar los ojos, seguir emborrachándome y bailar. Pero Rita seguía ahí y podía sentir su presencia. Sentí que me sacaban la botella de la mano y lo permití. Sentí una mano en la cintura, y no dije nada. Seguí bailando mientras el calor de esa mano comenzaba a irradiarse por mi cuerpo y sobre todo a mi sexo que comenzaba a latir excitado. El vino hacia que todo fuera más fuerte. Mis movimientos eran lentos aunque la música fuera electrónica. .

    - Nunca había visto un baile a destiempo que quedara tan bien, me dijo Rita al oído provocando un escalofrío que se propagó desde mi oído a toda mi cabeza y luego por el centro de la espalda. Cerré los ojos con fuerza. ¿Es que todo se tenía que sentir tan intenso? Solo su mano me tocaba pero podía sentir el calor de su cuerpo muy cerca detrás de mí. Estaba totalmente excitada, sentía agua entre mis piernas que temblaban. Dejé caer la cabeza hacia delante y ella me beso la nuca. No deja pasar una, pensé sonriendo con gusto. Levanté la cabeza y ella puso la botella en mi boca haciéndome tomar otro trago de vino. Me di vuelta y la enfrenté.

    - ¿Y vos que haces acá? Por el alcohol o por ella perdí un poco el equilibrio, a ella le causo gracia y me tomo de la cintura.

    - Parece que encontrarte. Dijo posando sus manos por un instante en mis mejillas. – Y conozco al DJ, agrego sonriendo

    La simpleza de su respuesta y la dulzura de su espontáneo gesto de tocar mi cara hizo que me sienta entregada a ella, bueno.... mas de lo que ya estaba. Digamos que lo admití. Le saqué el vino y bebí. Quedaba un último trago y se lo di a ella. La observe al tomar de la botella, cerro los ojos y se la veía tan sexy. Otra vez se me confundía el mareo por el vino con el mareo que me causaba ella. Dejamos la botella a un costado y sin pensarlo le tomé la mano. Me acerqué, le di un tímido beso cerca de la boca lo que la sorprendió. Y nos quedamos quieras muy cerca con nuestros cuerpos a medio centímetro. Su cercanía me provocaba palpitaciones y la cabeza de nuevo me estallaba. Tome conciencia de que estábamos en un lugar lleno de gente, había conocidos y esto era tan nuevo para mí... y estaba Iván... Me tensé y alejé un poco de ella. Nos miramos unos instantes.

    - Vamos, fue todo lo que dijo.

    Tomamos un taxi. Evite hacer contacto con ella al sentarnos y ya en viaje sentí ansiedad. Quería ir con ella pero a la vez era tan pronto, quería decirle algo pero no se me ocurría nada y me dediqué a mirar por la ventanilla... Por suerte el recorrido era corto.

    - Si quieres yo sigo a mi casa, dijo en la esquina de mi edificio.

    Sentí una gran desilusión ¿Me había imaginado todo y ella solo quería cumplir con eso de no dejar a una borracha sola en una disco? Tampoco estaba tan borracha, podía irse si quería donde quisiera yo no necesitaba que nadie me acompañe...

    - Si tú te quieres ir...

    - No, pero... ni me miras...

    Observé como ella casi no me miró al hablar y su mano jugaba con el borde de su camiseta. Me dí cuenta que ella también podía sentirse insegura, que por mis nervios paralizantes que hacían que solo piense en mis sensaciones quizá la estaba ahuyentando.

    - Ok. -Me costaba decirlo, pero se lo dije- Yo quiero que vengas.

    - ¿De verdad?

    - Si...

    - Bueno, me dijo con seriedad.

    Entramos al edificio en silencio, subimos al ascensor y ella se acomodó mirando a la puerta dándome la espalda lo que me causó gracia. Me acerqué a su oído y le dije:

    - Pensé todo el día en tí ... no saliste de mi cabeza ni un momento.

    Inmediatamente se dio vuelta.

    - Pero no contestaste mi mensaje. Dijo con tono acusador

    - No...

    Y sin saber que más decirle, solo se me ocurrió besarla. Mientras lo hacía me costaba creerlo, yo había dado ese paso. Fue un beso dulce, invitador y hasta algo tímido. Meter mi lengua en su boca y sentir como se abría a mí fue un elixir. El suave movimiento de su lengua, un afrodisíaco. Suavemente volvíamos a reconocernos y yo me sentía como si la hubiera besado toda la vida y a la vez era todo tan nuevo que me hacía temblar de pies a cabeza. Nuestros cuerpos se pegaron por si solos y cuando el ascensor llego a mi piso nos costó despegarnos. Con una sonrisa muy sensual me llevó de la mano hasta mi departamento.

    Entramos y en vez de tomarnos ahí mismo contra la puerta, salimos al balcón y nos apoyamos contra la baranda. Esta vez fui yo la que tenía un cigarro. Nos pusimos a fumar mirando las luces de Buenos Aires, hablamos de muchas cosas, siempre encontrábamos muchos temas de conversación. Más de una vez nos tocamos al hablar, nos hicimos algunas caricias y por instantes nos tomábamos de la mano. Hasta que se hizo un cómodo silencio, estábamos relajadas. Tras unos momentos Rita empezó a hablar.

    - ¿Así que todo el día pensando en mi eh?

    La miré y me estaba mirando muy sensual. Solo reí, levanté las cejas y volví a mirar al frente

    - No me contestas los mensajes, no me contestas cuando te hablo...

    Volví a mirarla con la sonrisa enorme y busque algo para decir pero simplemente no se me ocurría nada, me dejaba muda y eso me agitaba. Ella se dio cuenta y me dio una sexy mirada de arriba abajo

    - ¿Te pongo nerviosa?

    Me hizo reír su tono descarado y su mirada llena confianza. Me apoyé de costado en la pared y la enfrenté cruzándome de brazos

    - ¿Y eso te gusta, no?

    Me miró divertida y me descruzó los brazos dejándome agarrada de sus manos. Mirando mi cuerpo y luego mi cara muy de cerca, me dijo:

    - Esto me gusta

    Y me beso con pasión. De inmediato nos abrazamos primero con fuerza, luego fuimos aflojando y empezamos a acariciarnos con tranquilidad, sintiendo nuestros cuerpos. Sus manos pasaron por mis hombros, bajaron por los brazos, apenas toco mis manos con sus dedos y me agarró del culo pegándola a ella. Subió con sus manos presionando mi espalda yo me sentía moldeable mientras me iba quedando pegaba a ella a medida que pasaban, quedamos totalmente pegadas besándonos ahora con suavidad.

    - Llévame a tu cama –me dijo sobre mis labios.

    Sus palabras hicieron un efecto directo en mi sexo que latía de anticipación mientras la guiaba a mi habitación. Ella venía pegada a mi y poco antes de llegar ya me había sacado la camiseta. Al llegar al lado de la cama, me sacó el sostén puso sus manos en mis senos y bajo dándome besos por el centro del pecho hasta el ombligo donde jugó brevemente con su lengua. Se volvió a poner frente a mí y nos miramos mientras le saqué la camiseta, le rocé los pezones con mis dedos, estaban duros seguí rozando sus senos lo que le erizó la piel,

    - Que sexy. Le dije y besé cada uno de sus pezones. Ella solo sonrió mirándome.

    Abarqué todos sus senos que entraban justos en mis manos sintiendo su calor y su peso. Ella había agarrado los míos y los apretaba sensualmente. Vernos así, ambas agarrándonos los senos me llevo a un nuevo punto de excitación. Nos besamos con ganas nos y tiramos en la cama, ella se puso sobre mi y sin dejar de besarnos entrelazó nuestras piernas en lo que luego supe que le dicen tijeras. Comenzamos a movernos, y aunque todavía llevábamos pantalones, con los intensos y eróticos movimientos que fluían entre nosotras estimulando nuestros sexos y el beso que no había parado nos corrimos las dos casi a la vez. Nuestros gemidos se mezclaron entre nuestras bocas y nuestras lenguas se acariciaron sensuales hasta que quedamos exhaustas, ella apoyó su cara en mi pecho, la abracé y nos quedamos en silencio sintiendo nuestra agitación calmarse.

    - Wow... dijo Rita tras un rato.

    La abracé mas fuerte y ella suspiró, automáticamente a mi me salio otro suspiro. Nos reímos, ella se levantó y me dio un rápido beso, se saco el pantalón y las bragas y luego me los sacó a mí. Nos metimos entre las sábanas sintiéndonos con un dulce sueño, me abrazó desde atrás y nos dormimos.

    No se cuanto tiempo pasó, pero me desperté con su mano agarrando mi sexo por completo mientras dejaba una lluvia de besos en mi cuello y hombro. Sonreí al sentirla y puse mi mano sobre la mano de ella, era excitante sentir como la movía sobre mi sexo.

    - Me gusta sentir tu humedad en mi mano. Mira.

    Abrió sus dedos dejando lugar para que mis dedos se metan entre los de ella y sentí mi propio sexo, jugamos con nuestros dedos que resbalaban sensualmente entre mi humedad. Presionó con fuerza mi sexo pegando mi culo al de ella que me había pasado una pierna por encima. Sentía el calor y la humedad de su sexo rozando mis nalgas. Su otra mano estaba sobre mis senos y sentía los de ella en mi espalda. Quería tocarla yo también. Intenté darme vuelta pero no me dejó.

    - No... quieta ahí... ¿Qué pensabas hacer? Me dijo pegada al oído con un tono dominante que subió más mi temperatura.

    - Tocarte.

    - Eso tiene su precio... ¿sabías?

    Seguía moviendo la mano que había tomado mi sexo, los movimientos circulares e intensos de su palma sobre mi clítoris me estaban volviendo loca. Cada tanto se frenaba y quedaba quieta para luego seguir. Jugaba conmigo a su antojo y eso me gustaba cada vez más.

    - ¿A si? ¿Qué precio? Le contesté como pude y agitada.

    Sentí el aire de su risa en mi cuello.

    - Escucharte, quiero escucharte mientras te corres...

    Dijo esto y me introdujo dos dedos en la vagina y con la palma seguía presionando mi clítoris. Mientras mas profundo llegaba con sus dedos, mas sentía la presión en el clítoris, movía su mano rítmicamente y me llevó al borde. Me agarró mas fuerte aún y a la vez me mordió el cuello, un fuerte suspiro se me escapó.

    - Más –me dijo- Quiero escucharte gemir...

    Siguió moviendo su mano metiendo y sacando sus dedos ahora con más velocidad y comenzó a chuparme el lóbulo de mi oreja. Y eso fue lo que necesitaba. El orgasmo fue tan fuerte que me sacudió el cuerpo entero y los gemidos me salieron con total naturalidad.

    - Eso, eso quería... escuchar tu voz mientras te contraes así en mis dedos.

    Sus palabras tan sexys pegadas a mi oído prolongaron el placer que sentía y me hicieron sonreír. Sentía cosquillas en todo el cuerpo y mis pulsaciones estaban a mil por hora. Las de ella también.

    Apenas me recuperé me di vuelta y la deje abajo mío. Sin vueltas la bese y llevé mi mano a su sexo, estaba loca por sentir su humedad. Mis dedos entraron muy fácil en su vagina y con el pulgar masajee su clítoris. Su abdomen se contrajo de placer y adoré poder ver esa imagen. Su sexo apretaba mis dedos y supe que estaba por acabar. De inmediato saqué mis dedos de su sexo dejándola al borde del orgasmo.

    - No... no pares, dijo ella agarrando mi mano.

    Le miré riendo mientras apartaba su mano y sentí satisfacción al ver su rostro desesperado de placer. Bajé y la tomé con mi boca. Pasé mi lengua por su sexo de abajo hacia arriba y luego hacia abajo otra vez. Era tan suave. Introduje mi lengua lo mas que pude y mientras la movía dentro de ella con mis dedos presioné rítmicamente sobre su clítoris. Esto la hizo acabar casi de inmediato y agarró mi cabeza mientras su cuerpo se sacudía. Sentí su vagina contraerse en mi lengua y de lo mucho que eso me excito, casi tuve un orgasmo yo misma y sin tocarme.

    Me ubiqué entre sus piernas, inmovilicé sus brazos a los costados de su cara y empecé a frotar muy suave nuestros sexos dándole pequeños besos en todo el rostro, en su cuello, hombros y senos. En cada beso ella me pedía más y comenzó a moverse ella también.

    - Me estas matando, me dijo.

    Me quedé quieta mirándola. Su piel brillaba cubierta de sudor. Sus ojos estaban entornados y brillaban mirándome entre sus largas pestañas. Su boca estaba más sexy aún hinchada de tanto besarnos. Su pecho agitado... Me sacó el aliento.

    - Y yo estoy muerta por tí, le dije.

    Sonrió suspirando y sus piernas se abrazaron a mi cintura. Nuestros sexos hicieron mas contacto. Yo no podía creer que a minutos de haber tenido un tremendo orgasmo, ya estaba lista para tener otro. El calor que provocaban sus piernas abrazadas a mi cintura era inesperado y moverme así sobre ella restregando nuestros mojados sexos era tan excitante. Miré su rostro, sus ojos estaban cerrados y respiraba por la boca. Su expresión era de placer y estaba bella. Entreabrió sus ojos y me encontró mirándola. Sonreímos y comencé a moverme mas rápido, ella me abrazó más fuerte y con nuestras bocas pegadas empezó a acabar. Su orgasmo fue largo y sus gemidos vibraron dentro de mí. Segundos después acabé yo y seguimos besándonos suavemente con mucha sensualidad, saboreándonos y jugando con nuestras lenguas. Movíamos levemente nuestros cuerpos que estaban transpirados y resbalaban sensuales. Nos tapamos con una sábana y así, disfrutándonos, nos fuimos quedando dormidas.

    Otra vez rendidas por una pasión que parecía perseguirnos y luego se nos escapaba de las manos. Sintiendo que en algún lugar de la conciencia ya empezaba a aceptar el presentimiento de que nos llevaría mucho más lejos aún...


    avatar
    Libertadpura
    Admin

    ven

    Mensajes : 973
    Registro : 25/07/2010
    Edad : 47
    Pais : Venezuela

    En pareja

    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  Libertadpura el Sáb 12 Feb - 10:24

    Que digo calor!!! Uffff!!!!

    Y despues me dicen que yo soy la que tiene cara de malota cofcofcofcof... Ay Dios!!! Que tos!!!


    _________________
    Enamorada, Libre y Visible!
    +++
    avatar
    vero0278
    Aprendiz
    Aprendiz

    usa

    Mensajes : 216
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 35
    Pais : argentina

    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  vero0278 el Sáb 12 Feb - 12:36

    vas a tener que comprar el jarabe de tos....porque la 3er parte da tos compulsiva..jejeje
    avatar
    Libertadpura
    Admin

    ven

    Mensajes : 973
    Registro : 25/07/2010
    Edad : 47
    Pais : Venezuela

    En pareja

    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  Libertadpura el Sáb 12 Feb - 12:54

    Ay carajo!!!
    Un jarabe y un broncodilatador, tu sabes, por si acaso me ahogo de la envidia.... cofcofcof



    _________________
    Enamorada, Libre y Visible!
    +++
    avatar
    amix
    Aprendiz
    Aprendiz

    ven

    Mensajes : 474
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 33
    Pais : Venezuela


    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  amix el Sáb 12 Feb - 20:24

    hummmm creo que no leere mas esta cosas.... que va, vero te dije que no me estan ayudando estos relatos inche ........
    avatar
    vero0278
    Aprendiz
    Aprendiz

    usa

    Mensajes : 216
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 35
    Pais : argentina

    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  vero0278 el Sáb 12 Feb - 20:45

    amix escribió: hummmm creo que no leere mas esta cosas.... que va, vero te dije que no me estan ayudando estos relatos inche ........
    jajajaja.... perdon!!!!... amiga mia ....que quieres que haga ... mira si quieres no publico las partes que faltan y ya tu mas tranquilita ... en una bañera con hielo... si??
    avatar
    amix
    Aprendiz
    Aprendiz

    ven

    Mensajes : 474
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 33
    Pais : Venezuela


    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  amix el Dom 13 Feb - 11:59

    jajajajaja no tranquis que a mi no me funcione no quieres decir que a las demas no jejeje hay dioss... el auto control es el protagonista en estos momentos de mi vida!!!

    Contenido patrocinado

    Re: Pense todo el dia en ti

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar 20 Feb - 13:23