TRADUCE / TRANSLATE

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Portuguese

VentanaLES en la Red

Asomate...






Últimos temas

» Cuando?...
Dom 4 Ene - 14:03 por Aili

» Venezolana???? SI SOY!
Mar 31 Dic - 13:30 por Aili

» Cuando fue la ultima vez?
Miér 25 Abr - 0:18 por UPNATHALI

» Cuentame de tu vida
Mar 3 Ene - 12:49 por Libertadpura

» Imagenes que hablan
Miér 14 Dic - 18:36 por Libertadpura

» Pega un grito!!!
Miér 14 Dic - 18:32 por Libertadpura

» Tres palabras
Miér 14 Dic - 18:31 por Libertadpura

» Trivialidades
Miér 14 Dic - 18:30 por Libertadpura

» BAR de los encuentros
Jue 24 Nov - 19:48 por tili

» De que tienes ganas
Jue 24 Nov - 19:21 por tili

» El Bosque y Yo
Lun 14 Nov - 11:51 por Libertadpura

» El ECO: Una enseñanza
Lun 14 Nov - 11:37 por Libertadpura

» Expresalo con Videos
Lun 7 Nov - 17:18 por Libertadpura

» Reflexiones Diarias...
Lun 7 Nov - 17:14 por Libertadpura

» Mis Recuerdos
Jue 20 Oct - 19:54 por Libertadpura

Asomandonos en Twitter


    ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    Comparte
    avatar
    vero0278
    Aprendiz
    Aprendiz

    usa

    Mensajes : 216
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 35
    Pais : argentina

    ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    Mensaje  vero0278 el Miér 16 Feb - 14:37

    Bueno chicas aquí dejo 4ta y penúltima de Marina y Rita, espero que la disfruten …


    ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    El domingo a la noche nos encontramos con Iván a cenar en un lugar tranquilo cerca de casa. Llegué antes y pedí un buen vino. Justo cuando lo trajeron a la mesa llego Iván. Tenía una expresión rara, me beso la mano para saludarme lo cual fue extraño y se sentó manteniendo mi mirada. Probó el vino que la camarera había servido.
    - Esta muy bien, gracias. Le dijo y volvió a mirarme. En ese momento pude leer en su mirada que me había visto con Rita la otra noche. Disimulé como pude el hecho de que sentí que el corazón se me detenía por unos instantes. ¿Y ahora que? Bueno... todavía no había dicho nada así que capaz que no era eso....
    - ¿Y hablaste con esa chica?
    Ay no... Me había visto y el no era de andar con vueltas
    - Ok... ¿Que quieres saber?
    Me miro y sonrió. Solía gustarme esa sonrisa arrogante, pero en ese momento quería borrársela de una sola trompada. Sobre todo porque me estaba dando cuenta de que él se daba cuenta que me había puesto nerviosa.
    - ¿Estas con ella?
    - Y... No...
    - Pero algo pasa, las vi bailando. Vi toda la secuencia entre ustedes Rita.
    - Bueno... Le respondí poniendo mi mano por delante en señal de stop.
    Nos quedamos mirando unos instantes. Dios, pensé, iba a tener que hablar de esto, aún no estaba en mis planes contarle a nadie, quería tener más claras las cosas yo misma. Lo miré y vi en sus ojos una ansiedad genuina por comprender. Era un buen chico y me relaje. Me había puesto a la defensiva por mis propios nervios. Los dos a la vez tomamos un trago de vino lo cual nos causo gracia y relajó el ambiente.
    - Uf... No puedo creer este momento. Le dije
    - ¿Que pasa?
    - Que eso que viste... es así. Pasó algo pero es muy reciente. Demasiado y nadie lo sabe
    - ¿Pero hace cuanto salen?
    Me reí antes de contestarle.
    - Empezó hace unos días ya ni se cuantos parecen años. A ver... todo empezó el jueves... y hoy es domingo... 3 días nada más... Wow
    Se quedó mirándome perplejo y sentí que me sonrojaba. Me daba pudor y el se reía.
    - Cuéntame todo.
    Y entre tragos de vino y preguntas que el no paro de hacerme le conté todo, con mas detalles de los que hubiera dicho si el no preguntaba tanto. Desde el momento en que nos encontramos en el metro hasta el día anterior que nos despertó el llamado de Iván y luego ella se tuvo que ir corriendo a ver a su novia.
    - ¡Y tú estas celosa!
    Fue lo primero que dijo Iván cuando terminé.
    - ¡No! Nada que ver.
    - Siii estás celosa.
    - Que nooo ¿Como voy a estar celosa? Estoy como loca pero no estoy celosa.
    - ¡Estas como loca porque estas celosa!
    Continuaba él con su tono infantil y triunfador porque claro, tenia razón y lo sabía. Pero yo no pensaba dejarlo salirse con la suya tan fácil.
    - No en serio... Bah... puede ser... ¡Que se yo! ¡Basta!
    Y nos quedamos callados, el me observaba. La camarera justo vino a tomar nuestro
    pedido.
    - Bueno. Me dijo. Está bien tómatelo con calma... Yo si me pongo un poquito celoso, pero bueno... igual tengo mas curiosidad que celos ¿Tú como estás con todo esto? ¿Quedaron en verse?
    - Uf... ni idea, no se, estoy revuelta. Igual bien... Y no, no quedamos en nada... si se fue a ver a su novia entiendes... ya fue, tiene su historia es demasiado complicado me desborda. Estuvo bueno, pero ni quiero pensar en ella...
    - Vale... pero piensas en ella todo el tiempo ¿no?
    - Y... si...
    Y volví a recordarla en ese instante. Su rostro sonriente lleno de pasión, sus manos suaves y moviéndose por mi cuerpo y el momento en que tuvo que irse tras el llamado de su novia. Eso me trajo de nuevo a la realidad.
    - Epa. Dijo Iván. Cuantas cosas que pasaron por tu cabeza en 3 segundos. Cuéntame dale, quiero detalles.
    Me reí y justo trajeron nuestra comida.
    - ¿Y entonces? Insistió Iván. ¿Te gusto más que estar con un hombre?
    - Y... es distinto, no sé. Ya no se si pasa solo porque haya sido una mujer.
    - Uh... estas hasta las manos con ella entonces.
    Sonreí mientras empezaba a comer.
    - Bueno... basta. Hablemos de otra cosa.
    - No quiero hablar de otra cosa... ¡Esto esta prendido fuego Marina! Es de lo mas interesante que me enteré en mucho tiempo
    Y comenzamos a reír los dos con ganas. Seguimos conversando animadamente hasta
    terminar nuestra comida y luego caminamos hasta mi casa. Al llegar a la puerta nos abrazamos.
    - Me encantaría seguir charlando pero mañana me levanto muy temprano.
    - Está bien...
    - Marina... relájate, disfruta y deja que pase lo que sea, no te preocupes ni por si tiene novia ni nada. Por lo que me cuentas, a ella también se le movió el piso así que confía en tí. Créeme que eres difícil de olvidar.
    - Es que yo no sé que quiero Iván. No sé que hacer con esto... además no me gusta el rol de amante, es horrible!
    - No hagas nada... Ni pienses tanto, sé que es difícil pedirte eso a tí. Pero no pienses tanto. Y cuando aparezca déjate llevar... que no te estuvo costando tanto ehh
    Y me miro lleno de picardía.
    - Y cualquier cosa me avisas, si quieres comparar ...
    - Ah, ok... dije entre risas. Que generoso.
    - Mucho... ya lo sabes.
    Nos miramos con intensidad. Si, era generoso y me hubiera sentido mucho mas tranquila si en ese momento hubiera sentido deseo de besarlo. Pero no fue así y él se dio cuenta.
    - Ok mujer, me voy... te dejo con tus nuevas sensaciones. Me gusta que nos reencontremos Marina aunque sea así. .
    - A mi también me gusta hablar así contigo Iván. Gracias.
    - ¿Gracias? ¿Estás loca? Gracias a ti en todo caso por llenarme la cabeza de esas imágenes. Y hazme un favor. Relájate. Déjate vivir esto que te está pasando. Y después me cuentas
    Dijo en tono juguetón, nos volvimos a abrazar y se fué. Me senté en la puerta de mi edificio pensando. Me había hecho muy bien hablar con Iván, de alguna modo compartirlo con alguien le había dado mas lugar en mi vida. Esto me provocó una linda sensación de calma, pero a la vez esa calma me inquietaba.
    La semana transcurrió y no tuve noticias de Rita, pensé en mandarle algún mensaje de texto, pero me contuve. No tenia sentido, seguro había retomado su relación y no necesitaba distracciones. No me permití ponerme mal al respecto y comencé a vivir con esto que ella me había dejado. Era como que gran parte de mi visión del mundo había cambiado. Ahora miraba chicas en la calle y me fijaba cuales me resultaban atractivas. En líneas generales me di cuenta que las prefería simples, sin demasiada pintura o arreglo pero con carácter, que tuvieran una buena personalidad reflejada ya sea al hablar o en su vestir. Pero lo que más me divertía era mirarlas a los ojos y ver sus diferentes reacciones, algunas eran indiferentes, a otras la mirada les bailaba sorprendida y otras la mantenían y ahí la que más se sorprendía era yo así que seguía mi camino divertida y sintiendo cierta picardía, como una niña con juguete nuevo. De todos modos no me sentía como para estar con nadie.
    Tras Rita había quedado con un elevado grado de sensibilidad así que prefería no entrar en ningún juego de ese tipo, al menos por ahora.
    La tarde del jueves llegué a mi casa y tras darme una rápida ducha me acomodé en mi terraza con mi ritual de mates y un porrito a sentir el placer de haber cumplido con mi día y la tranquilidad del atardecer. Y claro, como cada tarde desde hacía casi una semana, recordé a Rita y ese único atardecer juntas donde todo empezó y sentí cierta extrañeza, no sabia si estaba triste o que. Solo que parecía haberse adueñado del atardecer y se me estaba haciendo difícil no añorarla cada tarde. Luego pensé que solo habían pasado 5 días y que me tenía que dar tiempo. También me di cuenta que estaba contando los días. Suspiré con algo de tristeza y mire hacia el sol tomando un mate. Basta, me dije. Solo quiero pensar de hoy en adelante.
    Logré disfrutar del sol y sentir su calor en mi cuerpo sin que me interrumpan los pensamientos hasta que sonó el teléfono y me trajo de vuelta a mi terraza. Iván, pensé. Habíamos estado hablando todos esos días y siempre nos divertíamos y confiábamos nuestras cosas, así que ya me estaba acostumbrado a este nuevo modo de tenerlo en mi vida.

    - ¡Iván! Respondí impulsiva entre los efectos del porrito y el sol.
    Pero no respondió y solo hubo silencio. Se me hizo un nudo en el estómago.
    - ¿Hola? Volví a decir.
    - Hola. Respondió Rita
    - Rita
    - Eh... si pero si estabas esperando una llamada hablamos en otro momento
    - No no, es que capaz que llama pero no importa. ¿Qué onda? ¿Cómo andas?
    Me apure en responderle tratando de sonar tranquila.
    - Bien... ¿y tú?
    - Bien
    Nos quedamos calladas y me sentí incomoda ¿Que podía decirle? Bueno ella había llamado así que ella tenia que tener algo para decir .
    - ¿Marina estás ocupada? Estoy en la puerta de tu edificio.
    ¡Chan! Estaba a pocos metros de mí. En la puerta de mi Dpto. ¡Que bueno! ¡Y que miedo!
    - No no, ahí bajo a abrirte.
    La voz me salió mas aguda, me habían atacado todos los nervios y no podía evitar que se me dibuje una sonrisa feliz. Aunque trataba de no acelerarme, no sabía para que había ido.
    Al verla en la puerta sentí una punzada de deseo y me pareció leer lo mismo en ella, pero al saludarnos nos pusimos como tímidas y fue un momento algo incomodo. Nos dimos con un beso en la mejilla y casi nos abrazamos pero como que nos arrepentimos a la vez. En el ascensor podía escuchar los latidos de mi propio corazón y evitando mirarnos demasiado a los ojos, nos preguntamos cosas cotidianas del trabajo y la vida. Nada que realmente nos interesara hablar. Al entrar le ofrecí unirse a los mates y salimos a la terraza. Allí ella observó el lugar y pude ver que estaba recordando que había ocurrido en ese lugar, sobretodo cuando me encontró mirándola y nuestras miradas tuvieron un diálogo propio, nos deseábamos. Reímos y algo se distendió en el ambiente. Nos paramos al lado de la mesa y ella vio el porro en el cenicero y me miró.
    - Siempre igual tú eh... Dijo irónica mientras lo agarró y fumo.
    La mire encenderlo y luego largar el humo que por a la luz del sol dibujaba claros remolinos. Se me dibujó una sonrisa y ella, que sin mirarme era conciente de que la miraba me miró de costado.
    - ¿Qué? Me dijo con una especie de sexy arrogancia.
    Me reí sorprendida por pregunta.
    - ¿Qué de qué?
    Le contesté con el mismo tono y le saque el porro apenas rozando sus dedos sintiéndome una niña por buscar tan pequeño contacto. Pero ella también observó ese detalle, me agarró la mano y se puso de frente a mí. Tome el porro con la otra mano y fumé mientras nos mirábamos fijo. Apenas terminé de largar el humo agarro mi cabeza con sus dos manos y dijo mas desafiante aún.
    - ¿Que de que, qué?
    Y me beso antes de que pudiera decir mas nada. Desde el momento en que puso sus labios sobre los míos, sentí una electricidad recorrer mi cuerpo. Que pocas palabras tenemos con esta chica, pensé riendo hacia mis adentros. Con una suavidad demandante su boca se abrió paso en la mía buscándome con su lengua. Sus manos empezaron a bajar por mi cuello y espalda lentamente. No me costó pegarme a ella empujada por sus manos. Puse las mías en su cintura e hice mas presión pegándola mas a mi cuerpo y nuestros sexos quedaron apoyados presionándose. Subí mis manos por su espalda y con una llegué hasta su nuca y la sostuve mientras profundicé el beso.
    Esto era de locos, diez minutos atrás estaba sola en esa terraza buscando no pensar en ella, y ahora estaba envuelta en sus brazos y saboreando su dulce beso. Dejamos de besarnos y nos miramos suspirando las dos a la vez aún pegadas en nuestro abrazo. Nos reímos y ella escondió su cara en mi cuello dándome besos del cuello al hombro haciendo que se me erice la piel.
    - Linda... Tenía tantas ganas de hacer esto.
    Me dijo entre sus besos y yo la abracé más fuerte. El bienestar que sentí en ese momento me hizo aflojar de pies a cabeza y también besé su hombro y luego subí por su cuello. Ella hizo lo mismo y terminamos nuestros recorridos dándonos un dulce beso en la boca. Luego nos miramos aún abrazadas y sonriendo sonrojadas. Nos sentamos cerquita y le di un mate.
    - ¿Y que hacías?... Además de esperar a Iván...
    Me reí y pensé en su novia, pero pase por alto su comentario.
    - Nada, llegue hace un rato y ya quedé libre por hoy...
    - Y esperabas la llamada de Iván.
    - Bueno si, capaz que llame Iván.
    - ¿Para qué?
    - Por que si, para charlar...
    - ¿De qué?
    La miré perpleja ¿Qué eran todas esas preguntas?
    - De cualquier cosa Rita... ¿Qué tiene, no me puede llamar?
    - Según para qué.
    - ¿Y tu novia?
    - ¿Qué tiene que ver, es tu novio Iván?
    - ¡No! Justamente, la que tiene novia sos vos. Yo puedo hacer lo que quiera con Iván o con quien sea.
    Me miró seria unos instantes y luego dijo :
    - Ok, si. Puedes hacer lo que quieras, pero espero que lo que quieras hacer, lo quieras hacer conmigo. Y no tengo más novia,
    - ¿No?
    - No, el otro día cuando me fui de aquí, se dio cuenta en el acto que venia de algo raro... así que le conté todo, peleamos mucho y bueno... fue duro pero aquí estoy.
    - Bueno pero es muy reciente no sabes que va a pasar ...
    - Es reciente y no sé que va a pasar después. Pero lo que si sé, es que en estos días pensé mas en ti que en ella. El domingo, sabía que ibas a verte con Iván y no me paraba la cabeza pensando en lo que estarías haciendo con él, y me quise tomar unos días para calmarme un poco y pensar.., Menos mal que hoy no me aguante mas y vine... este Iván me quiere ganar de mano...
    - ¡Y dale con Iván que densa!
    - Me dan celos, y sé que es muy rápido pero no puedo evitarlo, me salen desde adentro... no se que me hiciste Marina, me estoy volviendo loca, no quiero que nadie te toque..
    Me quede helada, hablaba rápido con algo de ansiedad y de algún modo me había dicho muchas cosas en muy poco tiempo. Quería mantener la calma pero me revoloteaba el corazón. Se había quedado mirando al horizonte, le acaricié el rostro y me miró.
    - ¿Tú pensaste en mi Marina?
    Me reí cuando pregunto eso ¿Qué si había pensado en ella? Parecía una pregunta tonta, obvio que si. A la vez me derritió su ternura al preguntarlo, pude ver que se sentía vulnerable pero no pude dejar de pensar en lo reciente de su pelea y el instinto auto-protector no dejó que le diga que nunca había pensado tanto en alguien. Así que solo le dije:
    - Si
    - ¿Si?
    - Si
    - ¿Cuanto?
    - Bastante. Dije sin poder mirarla directo a los ojos porque sabía que se me notaba todo.
    - Pero... ¿bastante cuanto?
    Insistió ella agarrándome la cara buscando mi mirada. Al quedar sin mas opción que mirarla directo quedé perdida en ella. Era como que a través de la mirada Rita se metía dentro de mi y yo en ella. Nos entendíamos. No hacía falta decir mas nada, solo había lugar para hacer lo que nuestros cuerpos pedían desde el momento que nos vimos. Unirse y disfrutarse. Así que primero le di un pico ...
    - Ni un mensajito me mandaste. Me dijo.
    - Y que, tú tampoco.
    Sonreímos las dos y le di otros dos besos uno en medio de la boca sonriente y el otro en su comisura. Ahí Rita reaccionó y aun sosteniendo mi cara, tomo mi boca. Sentadas no podíamos abrazarnos así que nos paramos y sin dejar de besarnos llevé a Rita contra la pared donde continuamos nuestro sensual juego. Entrecruzamos las piernas y Rita acarició mi espalda y mi culo con firmeza. Me despegué un poco y metí mis manos bajo su camiseta y la acaricié desde el abdomen a sus pechos que como siempre los encontré sin sujetador y disfruté de inmediato de su peso y de la textura de sus pezones excitados. Rita también agarró mis pechos y seguimos besándonos mientras nos acariciábamos los senos. Yo llevaba un lindo sujetador armado con encajes y Rita decidió sacarme la camiseta. Vi el deseo en su mirada al ver como mis senos parecían estallar fuera del sujetador sobre mi pecho agitado y pasó un dedo sobre la piel al borde del sujetador. Volvió a besarme mientras me desprendió el sujetador y mis senos se liberaron solo por un segundo antes de caer en sus expertas manos. Sentía como mi humedad crecía y me pegaba mas fuerte a la pierna de Rita, lo que provocaba que su sexo también se pegara a mi pierna y sentir el calor que emanaba de ella me estaba comenzando a obsesionar. La dejé acariciándome los senos e hice lugar para poder bajar mi mano hacia su sexo. Le desprendí el pantalón y me hice un poco al costado para poder meter mejor mi mano. Antes de hacerlo nos miramos a los ojos y comenzamos a besarnos de nuevo, con sus manos en mis senos y mi mano encontrándose con su sexo fue un beso sexy, intimo. Era encantador reconocer su lengua y dejar que junto a la mía encuentren un ritmo propio mientras mi mano seguía adentrándose en su sexo. Metí la punta de mis dedos en su vagina e hice presión hacia arriba presionando su clítoris con mi palma lo que le provocó un espontáneo gemido. Comencé a mover mi mano sintiendo su excitación crecer a través de su respiración en mi boca.
    - Como me pones.
    Me dijo contra mis labios dándome una sensación triunfal y de mayor excitación. Dejo mis senos y con sus manos sostuvo con fuerza la mano que yo tenía en su sexo inmovilizándola al pegarla con más fuerza a ella. Y empezó a mover sus caderas restregándose ella misma contra mi mano inmovilizada entre las suyas. Me puso como loca lo que estaba haciendo. Me propuse grabarme cada sensación de su sexo contra mi mano, los lugares donde se presionaba, cuanta presión que ejercía, todo detalle era importante para aprender sobre ella y luego repetirlo. Saber cuales eran sus gustos, sus puntos mas sensibles. Le observé el rostro y sus ojos estaban entrecerrados con una expresión concentrada. Se le marcaban levemente los músculos del cuello y comencé a besarlos y lamerlos. No tardo mucho en acabar mojando mi mano completa. Ella soltó mi mano y volvimos a besarnos mientras empecé a pasear mis dedos por su sexo que fluían suavemente en su humedad.
    Y nos encontrábamos en este perfecto estado cuando sonó mi móvil que estaba sobre la mesa, lo miramos y en la pantalla decía “Iván”. Rita me miró con una sonrisa irónica y desafiante.
    - ¿Y? ¿No vas a atender? Y volvió a inmovilizar mi mano que seguía en su sexo.
    Me reí y me estire como pude para agarrar el teléfono con la otra mano.
    - Iván... Estoy con Rita... Si... , hablamos después bye.
    Y corté antes la sorprendida mirada de Rita.
    - ¿Viste? Le dije con ironía y exagerada relajación.
    - ¿Qué pasa con ese chico?
    - Nada, ¿No viste?
    - Si pero qué... ¿sabe de mi, de esto?
    - Todo... le dije riendo.
    - ¿A si? ¿Le contaste?
    - No quedo otra, nos había visto.
    - ¿Y qué dijo?
    - Uf, muchas cosas. Y se puso un poco celoso, pero le encanto y me alentó a seguir.
    - ¿A si?
    Me daba risa la expresión de Rita, se la veía realmente sorprendida.
    - ¿Viste? y tú que le tienes celos.
    Empezó a sonreír picadamente y adoré esa sonrisa.
    - Pero tú... ¿Qué le dijiste que te alentó a seguir?
    - Ah... ¿Y tú que crees?
    - Y... supongo que algo bueno
    - Puede que si... Le dije mirándola cómplice levantando las cejas al mirarla.
    Amplió su sonrisa y me dio una mirada llena de sensualidad. Tomándome de la cintura me guió al interior del apartamento y me hizo recostar en el sofá. Se puso sobre mí y nos besamos apasionadamente acariciándonos. Su lengua moviéndose en mi boca siempre tenía un efecto encantador. Luego descendió por el costado de mi cuello y agarro mis senos y los acarició con fuerza. Recorrió mi pecho con su boca y luego ayudándose con su mano se metió un pezón a la boca para succionarlo con ganas unos segundos. Luego jugó con su lengua alrededor del otro. La observé hacerlo disfrutando de las cosquillas que me provocaba. Volvió a besarme mientras me desabrochó el pantalón y metió su mano en mi sexo. Me encontró mojada y me sobresalté ante el contacto de su mano y con sus caricias mi respiración comenzó a agitarse pesadamente. Sabía perfectamente como tocarme para enloquecerme.
    - Como me gusta que estés así.
    Me dijo al oído con su voz ronca de pasión mientras me sacó el pantalón. Se acomodó en el suelo entre mis piernas y las abrió dejando mi sexo totalmente expuesto a ella. Acercó su rostro y alternó lujuriosamente su mirada entre mi sexo y mis ojos llenándome de ansiedad. Sentía que cada vez me mojaba mas por la anticipación que sentía en ese momento. Rita comenzó a acariciarme el sexo apenas con las puntas de sus dedos y mi excitación crecía cada vez que resbalaba ayudada por mi por todos los alrededores de mi sexo apenas tocándolo de vez en cuando con la punta de sus dedos.
    - ¿Te gusta?
    Susurró tan cerca que sentí su aliento sobre mi sexo e inconcientemente quise cerrar las piernas y ella me las sostuvo mas fuerte
    - No, no... ¿Qué haces?
    Solo me salió una risa mezclada con un gemido como respuesta, ya no sabía que hacer, necesitaba que me toque pero me lo estaba haciendo difícil. Así que mirándola desafiante, decidí actuar por cuenta propia y comencé a acariciarme yo misma. En el momento en que llevé mi mano sobre mi sexo y comencé a acariciarme el clítoris sus ojos destellaron de pasión y por unos instantes se quedo observando como me tocaba, no le quité la mirada de su rostro en ningún momento. Respiraba agitada, se remojo los labios y me miró. Cuando nuestras miradas se encontraron sentí como algo disparándose dentro de mí y supe que le había pasado algo similar. Luego nos reímos y entre risas me dijo:
    - Mírate como estas...
    Se acerco, me dio un sensual beso y sobre mis labios y agregó:
    - Me tienes loca...
    Se me cortó la respiración unos instantes y tragué a ver si así podía hablar.
    - Y mira como me tienes tú a mí...
    Miramos nuestros cuerpos. Yo desnuda con las piernas abiertas acariciándome el sexo lentamente y ella entre mis piernas con el pantalón abierto y medio bajo, su torso desnudo con sus senos casi tocando los míos. Volvimos a mirarnos a la cara.
    - Sexy... Dijo ella.
    Sonreí volviendo a tener esa sensación de incredulidad de estar en esa posición con ella, y a la vez me sentía absolutamente complacida de estar ahí, feliz de que ella estuviera en mi casa... y entre mis piernas.
    - Créeme que tú me volviste loca a mí...
    Nos miramos un momento y nos besamos con pasión pegando nuestros cuerpos con fuerza. Luego bajo de nuevo y cuando quise dejar de tocarme ella no me dejo y puso su mano sobre la mía acompañando mis movimientos. Comenzó a pasar su lengua por mi sexo, lo hizo varias veces y casi acabo en ese mismo momento ante tan sensual movimiento pero como pude lo contuve y seguí disfrutando cuando introdujo su lengua lo más que pudo en mi vagina. Y ya no pude ni quise contenerme mas y acabé sintiendo los movimientos de su lengua dentro mío.
    Quede fundida en una nube. Rita apoyo su cara en mi abdomen y le acaricié el cabello. Luego nos tomamos de la mano y nos quedamos un rato mas así calmando nuestras respiraciones.
    - Vamos a mi cama.
    - Me gusta como suena eso. Me dijo con una sonrisa.
    La llevé de la mano y cuando llegamos me senté en la cama y con ella parada frente a mi me dedique a terminar de desnudarla. Pasé mis dedos por su sexo y estaba muy mojada. La hice tirarse en la cama y nos abrazamos besándonos sintiendo nuestros cuerpos. Nuestras piernas se entrelazaron solas y comenzamos a frotar nuestros sexos primero suavemente. Quedé encima de ella que me agarro del culo e intensificó los movimientos y besándonos acabamos intensamente. Adoraba eso, estar besándonos al momento de acabar, ese preciso momento donde todo lo demás se pierde, sintiendo nuestras respiraciones cada vez mas profundas mezclarse en nuestra boca. Nos quedamos en esa posición un rato más, besándonos y lamiendo nuestros cuellos con pereza y sensualidad. El sabor de su piel ya se me hacía adictivo y sus manos tomándome firme de la cintura me daban una especie de calor por dentro. Tras un rato nos reacomodamos quedando las dos boca arriba una al lado de la otra. Tomé su mano entre las mías y la besé. Rita suspiro.
    - Que paz que siento en este momento. Dijo.
    - Si... la verdad... estoy hecha una seda....
    Le contesté y nos reímos ella paso una pierna por encima de la mía.
    Nos miramos y nos dimos un corto beso. Nos cubrimos con una sábana y nos quedamos dormidas así, tomadas de la mano, con nuestras piernas cruzadas y sintiendo una gran cercanía entre nosotras...
    avatar
    Libertadpura
    Admin

    ven

    Mensajes : 973
    Registro : 25/07/2010
    Edad : 48
    Pais : Venezuela

    En pareja

    Re: ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    Mensaje  Libertadpura el Miér 16 Feb - 17:21

    Ay chuchu!!! si ella quedo como una seda, imaginate como quedamos las que lo leemos con concentracion jejeje..

    Dios!!!


    _________________
    Enamorada, Libre y Visible!
    +++
    avatar
    vero0278
    Aprendiz
    Aprendiz

    usa

    Mensajes : 216
    Registro : 27/07/2010
    Edad : 35
    Pais : argentina

    Re: ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    Mensaje  vero0278 el Miér 16 Feb - 20:37

    Libertadpura escribió:Ay chuchu!!! si ella quedo como una seda, imaginate como quedamos las que lo leemos con concentracion jejeje..

    Dios!!!

    jejeje...que quieres que te diga.... el abanico de tili es poco... yo prendo el ventilador y nada che... el titulo que le quedaria como anillo al dedo... moja mi...no no eso no, bueno si moja eso pero no no ... moja mi corazon... queda mejor...jeje

    Contenido patrocinado

    Re: ESPERO QUE LO QUE QUIERAS HACER, LO QUIERAS HACER CONMIGO

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 26 Abr - 2:22